Desarrolladores argentinos invirtieron US$ 100 millones en la Trump Tower de Punta del Este