El efecto Trump: el 65% de la Torre en Punta ya está vendida