El hijo de Donald Trump volvió a Punta del Este a ver los avances de la torre